Jueves 16 de agosto de 2018 - 23:21 hs.

01.08.2018

Sala de Lactancia materna

Consciente de su importancia para la nutrición durante la primera infancia y para promover el vínculo madre-hijo, el IAFAS creó un Espacio Amigo de la Lactancia Materna, ubicado en el edificio central.

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna –que se conmemora desde hoy hasta el 7 de agosto-, el IAFAS ultima detalles para inaugurar oficialmente un lactario dentro de las instalaciones de la sede central.
El Espacio Amigo de la Lactancia Materna fue creado con el fin de ofrecer a las mamás del Instituto, una sala donde puedan amamantar a sus bebés o extraerse leche y conservarla en forma segura hasta el regreso a sus hogares. Se trata de un ámbito privado y especialmente acondicionado -con sillón, pileta con agua fría y caliente y una heladera exclusiva para conservar la leche extraída-.
El proyecto es una iniciativa del Servicio Médico Laboral  y la Coordinación de Recursos Humanos del IAFAS
El Dr. Fabián Lossio –responsable del área Médica del IAFAS- destacó la importancia que tiene la lactancia materna y los beneficios: “Aumenta la inteligencia del bebé, reduce la frecuencia y severidad de las enfermedades infecciosas, disminuye el riesgo de hipertensión arterial, diabetes tipo 2 y leucemia, disminuye el riesgo de mortalidad en el período neonatal y, en la mamá, reduce el riesgo de padecer  cáncer de mama y ovario”.
Por su parte, el Coordinador de RRHH, Dr. Maximiliano Montani, expresó que “la idea es establecer este espacio en todas las salas y casinos, en el que se disponga de un lugar con condiciones de privacidad e higiene y que las mamás puedan estar tranquilas y en un lugar cómodo y privado”.
Si bien aún no está oficialmente inaugurado, el Espacio Amigo de la Lactancia Materna ya es utilizado.
Noelia, agente del Instituto, es mamá de un bebé de 6 meses. Sobre su experiencia de amamantar a la vuelta al trabajo, luego de la licencia por maternidad, manifestó: “La lactancia no es un trabajo fácil; dar la teta no es como uno lo imagina cuando lo ve de afuera. A veces no se puede, a veces se puede poco tiempo, otras no cuesta tanto. También se puede elegir no hacerlo. No es una generalización… cada mujer tiene un proceso de lactancia distinto al de otra. Es una elección que hay que sostener y a veces se torna difícil, y se necesita el apoyo de todos. Yo cuento con el apoyo de mi familia, pero no sólo con eso, tuve la posibilidad de contar con el apoyo de mis compañeros de trabajo, y estoy muy agradecida por eso”.
Acerca de la sala manifestó que “es un agradable espacio de intimidad, calefaccionado, muy cómodo, con todas las necesidades cubiertas en lo que respecta al momento de la extracción de leche, una heladera, sillones cómodos y la tranquilidad que se necesita para poder establecer una buena extracción”. Gracias a ella, “a mis compañeros y a que el Instituto nos brindó la posibilidad de que se pueda materializar esta idea, hoy puedo decir que mi hijo tuvo la posibilidad de una lactancia exclusiva hasta los seis meses, tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud… y seguimos en carrera”.